Memoria de saberes presentes en la conmemoración del camino CRIC

El 24 de febrero de 2021, se conmemoran 50 caminos solares y lunares del CRIC, tiempo que ha marcado la lucha y resistencia de mayores y mayoras que nos han heredaron el territorio y la lucha. Palabras de conocimiento y sabiduría se han expresado mediante las ponencias que se han enfocado en hacer memoria del camino recorrido en los 50 años de lucha y resistencia.

Ayda Quilcue exconsejera del CRIC, nos compartió su palabra en el espacio de conmemoración.

“En este momento milenario, histórico para los pueblos indígenas del Cauca, del país, del Abyala y del mundo, nos hemos reencontrado con mayores y mayoras, quienes nos han compartido su caminar, su proceso, su lucha y nos han dado luces de lo que será el CRIC, en su proyección nacional. Como defensores de la vida empiezo haciendo memoria de aquellos compañeros y compañeras que han ofrendado la vida a lo largo del camino de este proceso, Benjamín Dindicue,  Anatolio Quira, Cristóbal Secue, Rosa Elena Toconas, Cristina Bautista, guardias indígenas, liberadores de la madre tierra y a todos aquellos que han ofrendado su vida para que hoy nos podamos encontrar a conmemorar estos 50 años”.

Reconoció y resaltó el compromiso que han tenido los y las jóvenes, mayores y mayoras que a lo largo de este camino del CRIC, han logrado juntarse a pesar de las diferencias, esa muestra de unidad que hoy se refleja en la participación de los diferentes pueblos, en las mingas, las marchas, movilizaciones y diversas acciones territoriales. Menciono el trasegar de los pueblos que padecieron el sometimiento, la invasión territorial e ideológica por más de quinientos Años y que gracias a esa digna resistencia, gracias a la lucha de los mayores y mayoras, diez pueblos ancestrales del cauca, conmemoran en unidad 50 años de vida organizativa.

“En este camino de 50 soles, es importante recoger las reflexiones de los mayores y mayoras, revisarnos internamente y hacer la minga hacia adentro para conocer las dolencias y sentires de la comunidad en los diferentes aspectos. La minga hacia dentro nos debe permitir corregir ciertas actitudes que no nos permiten avanzar en unidad. Debemos reconocer que en el transcurso del camino los lideres nos hemos equivocado y también hemos aportado al proceso, llamo a las autoridades a que revisen sus estructuras y de ser necesario corrijan, hay que corregir ciertas actitudes dentro del liderazgo y yo misma estoy llamada también a esa corrección. Hagámoslo desde el dialogo en la tulpa, desde la espiritualidad lo que nos identifica como pueblos indígenas.

Hoy aquí vemos mucha juventud, mucha niñez y eso nos da esperanza, porque serán ellos quienes liderarán esta organización. En el marco de los sistemas propios interculturales y el caminar del movimiento indígena, los mayores y mayoras han dejado un legado, han puesto la mirada en los jóvenes y las mujeres. Pero es necesario reconocer que los jóvenes están expuestos a grandes amenazas, por ejemplo, con el narcotráfico también se da el consumo de drogas y nuestros jóvenes son los más afectados, la violencia intrafamiliar, la violencia sexual contra niños y niñas, el reclutamiento y la guerra, están afectando especialmente a los jóvenes, niños y niñas de las comunidades. También las mujeres viven diferentes situaciones de desarmonías que deben dolernos a todos y todas. No puede estar en vano, en la plataforma de lucha del CRIC, el décimo punto que nos convoca al fortalecimiento de la familia. No podemos olvidar que La familia es el fundamento y el pilar de la organización”. Expreso Ayda Quilcue.

También mencionó los desafíos a los que se siguen enfrentando los pueblos ancestrales, entre ellas las políticas de despojo impuestas desde los gobiernos, las campañas de odio y racismo, con lo cual buscan desestabilizar la organización, usando los medios masivos de comunicación para tergiversar, desinformar y manipular. Desprestigian el proceso de lucha con mentiras, señalan los liderazgos, poniendo en riesgo la gobernabilidad.

La gobernabilidad

A lo largo de 50 años de camino organizativo, el CRIC ha alcanzado logros significativos, hoy las autoridades tradicionales son jueces naturales, tienen la potestad de impartir justicia y esto permite fortalecer con más fuerza el derecho propio, la ley de origen, el derecho mayor para afianzar el proceso organizativo desde el gobierno propio, a partir de los mandatado de los distintos congresos.

De igual manera los procesos de formación y concientización, como espacios de reflexión y construcción colectivas han sido estrategias fundamentales para mantener la conciencia y la lucha coherente desde los principios de unidad, tierra, cultura y autonomía que ha profesado el CRIC.

Ante los desafíos que hoy vivencia la organización, la exconsejera Ayda Quilcue, menciona.

“la guerra en los territorios, antes y después de los acuerdos de paz y especialmente en el Cauca, es otro de los aspectos que está afectando en gran medida a los pueblos indígenas, hoy nos están matando por la tierra, una lucha que se da desde los inicios del CRIC. Debemos seguir fortaleciendo el ejercicio de solidaridad y reciprocidad, en Colombia se agudizo la persecución y la muerte, los feminicidios, suicidios, masacres, son hechos graves que no pueden seguir pasando desapercibidas.

¿Qué hacer para detener las muertes?  ¿Qué hacer para que no, nos sigan desplazando?

Son reflexiones y acciones que debemos emprender de manera urgente. Naturalizar la guerra es lo más grave que le puede pasar al movimiento indígena”.

Necesitamos volver a retomar acciones para fortalecer el ejercicio de la dignidad, de la defensa de la vida que nos ha caracterizado a lo largo de estos 50 años, tenemos que seguir juntándonos con otras organizaciones sociales para generar alianzas estratégicas, para defender la vida, la dignidad, el territorio y la democracia que tanta falta nos hace en Colombia.

Detener el genocidio de los pueblos indígenas, del cauca, Colombia y el mundo es nuestro mayor desafío”.

Mas allá del encuentro de conmemoración, el reencuentro de los pueblos nos convoca a continuar caminando con dignidad desde cada territorio, a través de la espiritualidad, los espacios político organizativos, el arte, los idiomas propios, los saberes y la riqueza cultural de los pueblos. Puntualizó la exconsejera.

Por: Colectivos de comunicación del norte del cauca Cxhab Wala Kiwe