Condenados a 60 años de cárcel los asesinos de la gobernadora indígena Sandra Liliana Peña Chocué.

En audiencia pública realizada el día de hoy en el corregimiento de Siberia – zona Sath Tama Kiwe, frente a una multitudinaria participación de la asamblea indígena como máxima autoridad, y en compañía de las 127 autoridades, las asociaciones y la Consejería Mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) como jueces naturales, se sentenció a los dos responsables del asesinato de la mayora Sandra Liliana Peña Chocué, gobernadora de la comunidad de La Laguna-Siberia, municipio de Caldono, a pagar 60 años de cárcel sin ningún tipo de beneficio judicial. Además de esto, la asamblea decidió que se destruyeran las armas y el material de intendencia incautado por las autoridades y la Guardia Indígena durante la investigación.

Los condenados son los ciudadanos Farid Chamorro y Pedro Correa, autores materiales del asesinato, quienes reconocieron su delito durante la audiencia. También fueron declarados culpables de desarmonizar el territorio y la comunidad, el narcotráfico y los grupos armados. En la resolución se declara víctima a la familia, la comunidad del resguardo indígena La Laguna, el gobierno propio, la pervivencia física y cultural del pueblo Nasa, la memoria colectiva y el proceso organizativo indígena.

Chamorro y Correa confesaron haber asesinado a la gobernadora, el pasado 20 de abril de 2021, a cambio de 10 millones de pesos, de los cuales finalmente recibieron 5, provenientes de bandas al servicio del narcotráfico.

Los responsables de la interrupción del ciclo de vida de la autoridad ancestral escucharon de pie el informe de las autoridades sobre la investigación realizada en su contra. Para cumplir la condena impuesta por la asamblea, Farid Chamorro y Pedro Correa serán entregados a la Fiscalía General de la Nación, para su posterior reclusión en la penitenciaría de San Isidro, Popayán.

La gobernadora Sandra Liliana Peña Chocue era una persona de corazón alegre, su espíritu comunitario orientaba con increíble claridad política la «Minga hacia dentro», razón por la cual fue asesinada por grupos armados que solo buscan la desarmonía y el desequilibrio de la naturaleza y los territorios indígenas, promoviendo la violencia y la destrucción de las culturas ancestrales.

La lideresa indígena deja dos niñas de 15 y 5 años de edad. Su hermana no dudó en retratarla como una mujer valiente: “la mataron por hacer control territorial, limpiar el territorio, liberar la madre tierra de los cultivos que hoy solo traen muerte y desolación”.

En marco de la jurisdicción especial indígena, las autoridades del territorio ancestral Sath Thama Kiwe lamentaron la perdida de la mujer, compañera, lideresa comprometida, de la madre de dos niñas, autoridad ancestral.

Por: Programa de Comunicación CRIC

Entradas relacionadas