El descontento social no puede recibir tratamiento militar

Ya va a ser una semana desde que comenzó el Paro Nacional. Desde el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) responsabilizamos al Gobierno Nacional en cabeza de Iván Duque, el ministro de defensa Diego Molano y el general del ejército Zapateiro de la crisis social que viene viviendo el país. Y a la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, así como al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, de la grave situación que tiene foco en esta ciudad.

Mientras el pueblo colombiano clama por comida, salud y educación; el gobierno ha respondido con lo único que tiene «bala». Hasta el día domingo 2 de mayo, según informes de la Defensoría del Pueblo, se habían contabilizado 19 personas asesinadas, 11 de ellas en la ciudad de Cali. Una cifra que sin duda aumentará como resultado de la represión del día de ayer. Hay asimismo un gran número de heridos, se habla de 80 personas desaparecidas, un mujer abusada sexualmente e incontables denuncias de abuso de autoridad.

«Queremos un cambio estructural para nuestro país, que todo el pueblo colombiano sea escuchado y sean atendidas las necesidades, (…) hemos solicitado al Ministerio del Interior y solicitamos al Ministro de Defensa que se retire la fuerza pública», expresó Ferley Quintero, Consejero Mayor del CRIC.

El día de ayer, 400 guardias indígenas reforzaron dos puntos de concentración del Paro Nacional en la ciudad de Cali, hoy se espera que 1000 guardias más lleguen y se sumen a la protesta pacífica.

Por: Programa de comunicaciones CRIC.