COMUNICADO ANTE OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL SECUESTRO, INTIMIDACION Y AMENAZA AL MAYOR BERNARDO CASO YONDA

En uso de las facultades legales que le confiere la Ley de Origen, el Derecho Propio (las resoluciones internas de control social y político), a la vez que bajo el amparo del marco constitucional y legal de la República de Colombia en materia de derechos indígenas que incluye entre otros: la ley 89 de 1890, el convenio 169 de la OIT (ley 21 de 1991), los Artículos: 11, 12, 13, 246, 330 de la Constitución Política de Colombia de 1991.

Rechazamos rotundamente el SECUESTRO, INTIMIDACIÓN Y AMENAZA al líder indígena BERNARDO CASSO YONDA, por parte de un grupo armado no identificado y puesto en libertad en las últimas horas. La Autoridad y la comunidad de Pioyá, rechaza rotundamente los hechos lamentables contra la vida de nuestro THE´JSA, quien actualmente viene haciendo el acompañamiento político-organizativo como Coordinador del Plan de Vida de Pioyá y dinamizador del equipo Plan de Salvaguarda del Pueblo Nasa. Así mismo, es importante aclarar que a nivel familiar el comunero es comerciante de ganado y a nivel comunitario ejercicio cargos como: Ne´jwesx en el año 2003, Concejal del municipio de Caldono y Directivo de la Asociación Indígena del Cauca – AIC. Durante gran parte de su vida, viene haciendo el acompañamiento como DEFENSOR DE LA VIDA, EL TERRITORIO Y LA DIGNIDAD DEL PUEBLO NASA.

Así mismo, debemos resaltar que los hechos acontecidos en las últimas horas son parte de una PERSECUCIÓN SISTEMÁTICA en contra de los líderes indígenas, sociales y defensores de la vida y los DD.HH. a nivel nacional y concretamente en el Cauca. Es lamentable los hechos que se vienen presentando en el territorio Norte del Cauca, especialmente en el territorio Sa´th Tama Kiwe – Caldono Cauca, sobre las desarmonías de las últimas semanas relacionadas a asesinatos, secuestros, reclutamiento forzado a menores de edad, extorsiones o vacunas a comerciantes y hurto de vehículos, promovido por el Narcotráfico, grupos armados y delincuenciales (CRIMEN ORGANIZADO).

HECHOS:

1. El día jueves 16 de diciembre en horas de la mañana el mayor Bernardo Caso se desplazó en motocicleta para el resguardo de Pitayó en busca de un semoviente para cría y comercio.

2. En horas de la tarde cuando se disponía de regreso hacia la casa de domicilio, alrededor de la 1:00 pm de la tarde, en el sector del crucero vereda Quintero – Pitayo, es INTERCEPTADO Y SECUESTRADO por cuatro (4) hombres fuertemente armados no identificados, quienes lo conducen 4 km hacia la parte alta vía al Resguardo de Mosoco.

3. Es privado de la libertad e internado a la montaña en un lugar alejado y solitario, es interrogado por el grupo armado durante más de dos horas, amenazado e intimidado donde manifiestan: “…mayor hasta aquí le llegó su vida…” “…usted y ustedes son los que nos hacen la vida imposible hablando de resistencia Pioyá y La Aguada” así mismo “…ustedes son unos corruptos…” y advierten “…No siga trabajando más con la comunidad y movilizando la guardia indígena, porque en la próxima no respondemos…”

4. Luego del secuestro por más de dos horas lo dejan en libertad y es donde el mayor Bernardo hacer una llamada de auxilio a la familia, quienes informan a la Autoridad y a la Guardia Indígena de Pioyá, donde se desplegó un dispositivo de búsqueda, asistencia y acompañamiento al mayor Bernardo Caso y es encontrado en el crucero de Asnega – Pitayo bastante afectado psicológica y espiritualmente, luego conducido por los Pu´yaksa hasta su casa de habitación en la Vereda El Carmen del Resguardo indígena de Pioyá.

RECHAZAMOS Y DENUNCIAMOS DE MANERA CATEGORIA

1. Ante esto, hoy más que nunca tenemos la claridad de señalar nuestro camino del Plan de Vida y nos declaramos en Asamblea Permanente. No queremos más asesinatos, secuestros, intimidaciones, amenazas y desplazamientos. Nuestro territorio no es un corredor del narcotráfico. Nuestra comunidad no está al servicio de la infame estrategia de guerra. Nuestro pueblo no admite ni admitirá la presencia de grupos armados que creen que nos pueden intimidar. No les tenemos miedo. Los actores armados deben salir de nuestros territorios y los controles territoriales de la guardia indígena continuarán para defender los territorios ancestrales, la resistencia, la autonomía y la Madre Tierra. La paz que queremos las comunidades no es la paz de las armas que protegen proyectos económicos al servicio de intereses multinacionales. La paz de los pueblos indígenas se construye con los bastones de autoridad al servicio de la autonomía de cada vereda, de cada resguardo, de cada territorio ancestral. Todos nosotros como comunidad somos guardias protectores de la vida.

2. Los acontecimientos sucedidos en el resguardo de Pioyá nos permiten concluir que no son hechos aislados sino que hacen parte de una estrategia de guerra que involucra a actores legales e ilegales.

3. Aun así, seguimos caminando la palabra y tejiendo acciones de control territorial por la defensa de la vida en relación al ejercicio del Derecho Propio y la aplicación de Justicia Propia.

4. Terminamos diciendo que la paz la construimos como siempre desde el Nasa Uus “Corazón Nasa”, desde el Pa´yatx “caminando con sabiduría, principios e ideales” y el Itxi fxi´zenxi (Permanecía y pervivencia de la vida) que la comunidad sabe cómo tejerlo. Ha sabido en medio de la guerra. Lo que exigimos es reconocimiento y respeto a esa paz de los pueblos. Sin armas, sin intermediarios y desde la comunidad. Respeten, nuestro camino hacia la paz de la que somos constructores ancestrales y ejemplares. A ello estamos comprometidos y por ello damos la vida. No estamos pidiendo, con todo respeto, estamos exigiendo lo que por derecho merecemos: paz con autonomía desde el derecho ancestral y a partir de los hechos que nos respaldan.

EXIGIMOS:

A todos los organismos garantes del nivel nacional e internacional, garantizar la Protección y Defensa de la Vida, La Pervivencia e instamos entonces a la Procuraduría General de la Nación, Al Alto Comisionado de Paz, la Defensoría del Pueblo, la Unidad Nacional de Protección, Oficina Permanente de Derechos Humanos, Comité Permanente para los derechos humanos, oficina de derechos humanos de los pueblos, Consejería Presidencial para los derechos humanos, la Organización de las Naciones Unidas – ONU, El Derecho Internacional Humanitario y demás, para que medien ante esta grave situación.

AUTORIDADES TRADICIONALES RESGUARDO INDIGENA DE PIOYÁ

Territorio Ancestral del Pueblo Nasa Sa`th Tama Kiwe

17 de Diciembre de 2021