La muerte de activistas indígenas pone de manifiesto el aumento del conflicto en Colombia

Los enfrentamientos entre los defensores de la tierra de la Guardia Indígena y los disidentes de las FARC se están intensificando, según los expertos.

Léalo también en ingles/ Read it also in Spanish

Este artículo fue producido en colaboración con el Pulitzer Center on Crisis Reporting.

Las Delicias, departamento del Cauca, Colombia – Los niños sollozaban y se abrazaban mientras los hombres se turnaban para echar tierra a un ataúd en el cementerio de la cima de esta pequeña aldea del suroeste de Colombia.

Una atmósfera sombría, animada por el sonido de músicos que tocaban flautas y tambores, se cernía sobre la comunidad indígena nasa de Las Delicias, que está de luto desde la muerte de Breiner David Cucuñame, de 14 años, el mes pasado.

«Todo esto ha ocurrido por la competencia por el control territorial para realizar el narcotráfico», dijo Samuel Cucuñame, miembro de la guardia y padre de Breiner, junto a la tumba de su hijo en el entierro, al que el pueblo nasa se refiere como «sembrar» a alguien de vuelta a la tierra.

Miembros de otras comunidades indígenas viajaron en grandes autobuses durante varias horas para recordar al joven activista medioambiental, que murió en un enfrentamiento entre disidentes rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la llamada Guardia Indígena de la región del Cauca.

Cubierto de adornos rojos y verdes -los colores del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC)-, Cucuñame describió a su hijo como «un muchacho tranquilo» que era «decidido» y «cumplía su palabra».

«Muere gente inocente», dijo a Al Jazeera, «porque como guardias indígenas defendemos nuestra tierra de los grupos armados».

Los familiares de Breiner miran el lugar donde yace su ataúd durante el entierro del adolescente el 17 de enero de 2022 en Las Delicias. foto: Nadege Mazars/Estudio Hans Lucas.

La Guardia

La Guardia Indígena -o Kiwe Thegnas en la lengua nasa yuwe- es una red de base de hombres, mujeres y niños indígenas que se ofrecen como voluntarios para defender sus territorios ancestrales. Se originó en el departamento del Cauca, colombiana, asolada por la violencia, y comenzó a operar como fuerza organizada en 2001, durante un pico del conflicto armado.

Sin armas propias, los miembros de la guardia se han enfrentado a una gran variedad de grupos armados en Colombia, desde las ya desaparecidas FARC hasta los paramilitares de derecha y el ejército colombiano.

Los miembros de la guardia llevan un bastón de mando decorado con una cinta roja y verde que simboliza el poder que les ha otorgado la comunidad. Organizan escuelas de fin de semana para jóvenes, en las que les enseñan no sólo las costumbres tradicionales de los nasa, sino sobre todo cómo protegerse a sí mismos y a su tierra de la violencia y los daños medioambientales.

Los miembros de la guardia afirman que su principal amenaza actual proviene de grupos de rebeldes disidentes de las FARC que no están de acuerdo con el acuerdo de paz de 2016, por el que el grupo se desmovilizó, poniendo fin a décadas de conflicto, y que desde entonces han vuelto a tomar las armas.

En una reunión de la Guardia Indígena en febrero de 2021, una joven sostiene el bastón que la identifica como Guardia Indígena. Foto: Nadege Mazars/Hans Lucas studio.

Proteger las tierras indígenas de los disidentes de las FARC y de otros grupos que causan estragos en el medio ambiente mediante la extracción ilegal de oro y el cultivo de coca -la materia prima de la cocaína- es ahora el principal objetivo de la guardia.

Los expertos afirman que los disidentes -que se cuentan por centenares- también intentan imponer el control social sobre las comunidades de las zonas de Colombia en las que luchan por el control de los recursos, lo que provoca un aumento del conflicto en esas zonas.

Elizabeth Dickinson, investigadora principal sobre Colombia en el International Crisis Group (ICG), dijo que la guardia ha sido un pilar de la estabilidad en el Cauca, manteniendo las tradiciones indígenas y la vida cultural, y desempeñando un papel clave de liderazgo – esto último que los disidentes de las FARC ahora están tratando de asumir.

«Lo que han tratado de hacer es penetrar en la cohesión social y convertirse no sólo en líderes económicos que proporcionan oportunidades económicas, sino también en personas que dan direccionalidad a la comunidad», dijo Dickinson a Al Jazeera.

«Los disidentes los ven a la guardia como su principal enemigo para establecerse… dentro de la comunidad», dijo. «Ese es el conflicto que estamos viendo aquí. Ya no se trata del control territorial; se ha profundizado mucho más».

Unos jóvenes observan el entierro de Breiner David Cucuname el mes pasado en su pueblo de Las Delicias foto. Nadege Mazars/Hans Lucas studio.

La muerte de Cucuñame

Las recientes muertes de destacados miembros de la guardia, entre ellos Cucuñame, han puesto de relieve esa batalla en curso.

A mediados de enero, un alto miembro de la guardia, Albeiro Camayo, contó a Al Jazeera las circunstancias que llevaron a la muerte del adolescente. Camayo dijo que él y otros residentes de Las Delicias, incluido Cucuname, se acercaron el 14 de enero a ocho disidentes armados de las FARC que afirmaban que el pueblo estaba bajo su control.

Tras un acalorado debate, Camayo dijo que la situación se volvió tensa y los disidentes atacaron a los miembros de la guardia, primero con granadas y luego con rifles. El ataque se saldó con la muerte de Cucuñame y de otro miembro de la guardia, Guillermo Chacame, mientras que uno de los hermanos de Camayo resultó herido tras ser alcanzado por la metralla. El padre de Cucuñame, Samuel, dijo que su hijo murió por disparos.

Diez días después del ataque, el 24 de enero, Camayo también fue asesinado a tiros por disidentes de las FARC, dijo la guardia. Los disidentes dijeron que Camayo murió en un «enfrentamiento armado». Durante meses, los disidentes habían acusado a Camayo y a otro de sus hermanos -que murió en un enfrentamiento con disidentes en noviembre del año pasado- de portar armas y colaborar con el ejército colombiano, afirmaciones que tanto ellos como la guardia habían negado con vehemencia.

La muerte de Camayo ha provocado un gran revuelo y rabia dentro de la comunidad, y ha acaparado la atención nacional, y Dickinson, de ICG, la ha calificado de «emblemática de un fuerte conflicto que se avecina por el control social en el norte del Cauca».

Albeiro Camayo, de 42 años, uno de los líderes de la Guardia Indígena, fue asesinado el mes pasado. Foto: Nadege Mazars/Hans Lucas studio.

Aumento de la violencia

Esta semana, Amnistía Internacional ha mostrado su preocupación por la muerte de al menos 20 defensores de los derechos humanos en toda la región de las Américas durante el mes de enero, 13 de ellos sólo en Colombia, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ).

«La protección de las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes en Colombia es ineficaz porque no aborda las causas estructurales de la violencia y a menudo se produce sin la debida participación de las personas en riesgo», afirmó el miércoles Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía, en un comunicado.

«Los defensores de las comunidades en riesgo están constantemente desprotegidos, y las amenazas, los ataques y los asesinatos son constantes en el país considerado el más peligroso del mundo para defender los derechos humanos.»

Aunque el presidente colombiano, Iván Duque, dijo que la muerte de Cucuname «nos llena de tristeza» y se comprometió a trabajar junto a la fiscalía para esclarecer lo sucedido, su gobierno ha sido ampliamente criticado por lo que, según los críticos, han sido unos esfuerzos poco brillantes para proteger a los defensores del medio ambiente y a los activistas sociales en todo el país.

El gobierno colombiano no respondió directamente a las preguntas de Al Jazeera sobre las recientes muertes en el Cauca. En su lugar, un portavoz señaló la Unidad de Protección del gobierno, que apoya a los defensores del medio ambiente en riesgo en el país, proporcionándoles una «ruta de protección» fuera de peligro. La unidad dice en su sitio web que puede tomar hasta tres meses para que se emita un plan de este tipo.

Dos dirigentes de la Guardia Indígena acuden a presentar sus respetos ante el féretro de Albeiro Camayo. Foto: Nadege Mazars/Hans Lucas studio.

Según un informe de 2021 (PDF) de INDEPAZ, al menos 611 defensores del medio ambiente han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz en Colombia en 2016. De ellos, 332 eran indígenas, según el informe, y 204 de los asesinatos tuvieron lugar en el Cauca.

En lo que va de año, 12 indígenas -entre ellos tres miembros de la guardia- han sido asesinados en el Cauca, según Juan Camayo Díaz, coordinador de Tejido de Defensa de la Vida, una organización indígena de derechos humanos del departamento.

La situación en la región es «una de las más preocupantes de Colombia», afirmó Juan Pappier, investigador principal para las Américas de Human Rights Watch. «Hoy en día, muchos de los municipios de la región se enfrentan a niveles de homicidios incluso más altos que inmediatamente antes del proceso de paz. Es una tragedia que requiere un replanteamiento urgente de las estrategias de seguridad y protección del gobierno», dijo Pappier a Al Jazeera.

El legado perdurará

En medio de la lucha por el control, los disidentes de las FARC han consolidado su dominio en la parte oriental del norte del Cauca bajo el mando de la Columna Móvil Dagoberto Ramos. En el lado occidental, operan bajo el mando de la Columna Móvil Jaime Martínez.

El camino hacia el pequeño pueblo de Las Delicias llevó a Al Jazeera a través de territorio disidente, donde se clavaron en el suelo carteles gigantes de la Columna Móvil Jaime Martínez en postes de madera. Las siglas de las FARC pintadas con spray se veían con frecuencia en las paredes de las casas de los pequeños pueblos de la ruta.

Mientras tanto, los extensos valles de plantaciones ilegales de coca estaban a la vista durante varios kilómetros a lo largo de la dramática carretera de la cordillera andina occidental, una señal de que las fuerzas gubernamentales colombianas no se habían aventurado en la zona durante algún tiempo. Los habitantes de Las Delicias afirman que los cultivos de coca empezaron a aparecer en los años posteriores al acuerdo de paz y han seguido expandiéndose.

Las comunidades indígenas locales también han dado la voz de alarma por las frecuentes desapariciones de niños. Se cree que muchos han sido reclutados en las filas de los grupos armados, dijo Edgar «Tumiña”, miembro y ex coordinador de la Guardia Indígena de Toribio, otro pueblo del Cauca asolado por la violencia.

El féretro de Albeiro Camayo es llevado por miembros de la Guardia Indígena y familiares. Foto: Nadege Mazars/Hans Lucas studio.

Pero Tumiña, cuyo propio auto fue atacado por sicarios en 2019, dijo que se reportan pocas desapariciones. «Por miedo, la gente no denuncia los incidentes, por lo que como miembros de la Guardia Indígena tampoco sabemos con exactitud cuánto reclutamiento está ocurriendo», dijo. «Por aquí, a los que denuncian los matan».

De vuelta a Las Delicias, Samuel Cucuñame, padre de Breiner, dijo que también ha recibido amenazas de muerte de disidentes de las FARC. El día después del funeral de su hijo, Cucuñame y su familia huyeron del pueblo tras recibir nuevas amenazas de los rebeldes disidentes, según dijo a Al Jazeera un contacto cercano a la familia.

Pero Samuel afirmó que la lucha por la protección de los territorios indígenas continuará, sin importar los riesgos.

«Breiner formaba parte de la escuela de jóvenes de la Guardia Indígena y seguirá formando parte de ella, porque su legado seguirá vivo», dijo a Al Jazeera minutos después de enterrar a su hijo. «Con sólo 14 años, está dejando un enorme legado y ha marcado el camino para otros jóvenes que quieren formar parte de la guardia, para proteger la vida y su territorio».

Nota escrita por: Steven Grattan